Manejar es un acto de responsabilidad. Desde Fundación ZOOM y nuestro programa de “Educación Vial” te recordamos algunas normas de bienestar para ser un buen ciudadano.

Existen dos tipos de señales de tránsito, las verticales y las horizontales.

1. Las verticales: son todas aquellas señales construidas con placas e instaladas en postes. Las cuales se clasifican en tres tipos básicos:

Señales preventivas: Son de color amarillo tienen por objeto prevenir a los conductores de la existencia de algún peligro en el camino.

Señales restrictivas: Son de color blanco con un aro de color rojo y tienen por objeto indicar la existencia de limitaciones físicas o prohibiciones reglamentarias que regulan el tránsito.

Señales informativas: Poseen leyendas o símbolos, que tienen por objeto guiar al conductor a lo largo de su itinerario por calles y rutas, así como informarle sobre nombres y ubicación de poblaciones, lugares de interés, servicios, kilometrajes y ciertas recomendaciones. Estas se clasifican en:

Informativas de destino: Informan a los conductores sobre el nombre y la ubicación de cada uno de los destinos que se presentan a lo largo de su recorrido.

Informativas de identificación: Identifica las calles según su nombre y las rutas en relación a número y kilometraje.

De recomendación e información general: Revelan determinadas disposiciones y recomendaciones de seguridad que conviene observar, así como cierta información general que conviene conocer.

Informativas de servicios y turísticas: Detallan la existencia de un servicio o de un lugar de interés turístico y recreativo.

2. Las horizontales: Son aquellas señales que tienen todas las palabras, símbolos y objetos localizados sobre el pavimento.