Tomar alcohol y conducir supone un riesgo tanto para el conductor como para los acompañantes y para el resto de los vehículos y peatones que comparten el trayecto.

El consumo de alcohol altera el sistema nervioso central (SNC) y produce cambios en la visión, en las funciones psicomotoras, en el comportamiento, en la conducta y, por lo tanto, en la capacidad para manejar.

En Venezuela

Desde el año 2018 el Consejo Legislativo del Estado Vargas, modificó la ley de Timbres Fiscales y la de Convivencia Ciudadana, con multas que van desde 500 soberanos, hasta 8 mil soberanos para quienes conduzcan en estado de ebriedad.

También serán pechados con 4 mil soberanos los conductores que infrinjan las leyes de tránsito y los licoreros que vendan envases sin precintos, tapas y demás aditamentos en forma original. Quienes hagan sus necesidades fisiológicas en las adyacencias de estos negocios serán multados con 500 bolívares soberanos.

Fuente: https://www.el-carabobeno.com/1531865-2/