El crecimiento acelerado del parque de motocicletas y su consecuente incremento en el número de muertos y heridos derivados de su uso, está gravitando negativamente en el cumplimiento de las metas del Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020, para un importante número de países de Asia y América Latina.

Cuestiones como la versatilidad del vehículo, bajos costos de adquisición y mantenimiento, facilidad de manejo, etc. se han constituido en un incentivo para su crecimiento, principalmente para amplios sectores de población de bajos ingresos, los cuales la adquieren no solo como una solución de movilidad, sino principalmente como medio para la generación de ingresos, es por ello que representa el 28% del parque vehicular en América Latina.