La RSE supone una reflexión ética en torno a la actividad empresarial,  este modelo de gestión incluye un conjunto de responsabilidades de carácter social, económico, y ambiental que tienen las organizaciones con su entorno, manteniendo la sostenibilidad como principal criterio de desempeño, con requerimientos de una mayor transparencia, sin dejar de lado los intereses de los actores involucrados con la empresa.

El desarrollo sostenible, implica el equilibrio entre el crecimiento económico, el bienestar social y el aprovechamiento de los recursos naturales y el medio ambiente, dicho equilibrio es vital para la operación de los negocios, y es el principal criterio de la RSE.

Algunos de los beneficios de la Responsabilidad Social Empresarial son:

  • El incremento del rendimiento financiero y económico.
  • Mejoría en la calidad de productos y condiciones favorables en el proceso de manufacturación.
  • Estimula la innovación y la competitividad hacia la creación y diseño de nuevos productos, servicios y procesos ambientalmente conscientes.
  • Reducción de costos de producción a través de control de desechos y eficiencia en el uso de la energía.
  • Aumenta la reputación e imagen de la organización.