Los árboles y los humanos se necesitan mutuamente, ellos nos proporcionan el oxígeno para vivir y nosotros les proporcionamos el dióxido de carbono necesario para la fotosíntesis. Los arboles, también le sirven al ser humano para prevenir enfermedades, tal es el caso de los árboles frutales como el Naranjo, su fruta (naranja) nos ayuda a desarrollar más anticuerpos para combatir la gripe.

A continuación se señalan las consecuencias de llegar a talar tantos arboles, afectando notoriamente el oxigeno:

  1. No habría playas, arena ni mar.
  2. Las personas sufrirían quemaduras de sol, ya que las moléculas del oxígeno nos protegen de los rayos UV.
  3. El cielo de día, se volvería oscuro.
  4. La corteza de la tierra se desmoronaría (la corteza está hecha de 45% oxigeno).
  5. Los oídos de todas personas explotarían, porque perderíamos cerca de 21% de la presión del aire.
  6. Todos los edificios hechos de concreto se convertirían en polvo.

Todo eso en solo 5 segundos, por ello no olvides la importancia que tienen estos seres vivos en el planeta ¡No los tales, siembra uno!