¡Tú puedes marcar la diferencia!

EN LA COCINA DE TU CASA
1. Almacena frutas y verduras por separado pues las primeras liberan etileno, que hace que los vegetales se descompongan más rápidamente y que, por lo tanto, tengas que descartarlas.

2. No guardes alimentos calientes en la refrigeradora, pues la estás haciendo trabajar más para enfriarlos, gastando más energía.

EN LA SALA DE TU CASA
1. Usa bombillos ahorradores o de tipo LED que reducen el consumo eléctrico y que tienen una vida útil mucho más amplia que la de los bombillos incandescentes.

2. Utiliza luces pequeñas, como lámparas, cuando estés viendo televisión o leyendo. En esos momentos no necesitas tener todo el ambiente iluminado y podrás ahorrar energía.

EN LOS CUARTOS
1. Desconecta todos tus cargadores (de la computadora, celulares, tablets, etc.), pues aun cuando no estén siendo usados, consumen energía.

2. Antes de comprar ropa nueva, ordena tu clóset para regalar aquella que ya no usarás, y para descubrir esas prendas que no te acuerdas que tienes y que pueden evitar que adquieras más.

EN LOS BAÑOS
1. Desconecta los aparatos que no utilices: secadora de pelo, afeitadora, etc.

2. Vigila el agua : cierra los grifos y coloca una botella de plástico en el tanque del inodoro para utilizar menos agua en cada descarga.